Informe Accenture Inteligencia Artificial

Miércoles, 7 Febrero, 2018

Según el informe Accenture Strategy Reworking the Revolution: Are you ready to compete as intelligent technology meets human ingenuity to create the future workforce?, aunque muchas compañías ya están aplicando la Inteligencia Artificial en sus procesos, una mayor implementación podría generar importantes beneficios en ingresos y empleo. 

De acuerdo con sus estimaciones, si las empresas decidieran invertir en Inteligencia Artificial al mismo ritmo que las compañías más punteras, podrían aumentar los ingresos un 38% para 2022, y un 10% el empleo. En conjunto, esto permitiría elevar sus ingresos en 4,8 billones de dólares a nivel mundial durante el mismo período. Para las medianas empresas, según la clasificación de Standard & Poors 500, supondría un incremento de 7.500 millones de dólares en ingresos y un aumento 880 millones de dólares en rentabilidad.

Impact of greater AI spending on revenue and employment growth, 2018-2022

Tanto los directivos como sus platillas son optimistas sobre el potencial de la Inteligencia Artificial. De hecho, el 72% de los trabajadores españoles considera que la IA tendrá un impacto positivo en el entorno laboral, 10 puntos por encima de la media mundial. 

Adicionalmente, el 71% de los directivos españoles consultados están pensando en acometer un plan de automatización de procesos en los próximos tres años, un nivel similar a la media mundial (74%) pero aún lejos de países como EEUU (92%) o UK (84%).

A pesar de estos datos, hay una desconexión entre los trabajadores dispuestos a incorporar la Inteligencia Artificial en su trabajo y los esfuerzos de las compañías para preparar a sus empleados. Mientras que el 54% de los directivos a nivel global califica de importante la colaboración entre personas y máquinas para sus prioridades estratégicas, solo el 3% planea aumentar significativamente su inversión para formar a sus trabajadores en estas tecnologías durante los próximos tres años.

En España, el 30% de los trabajadores consultados trabaja con tecnología inteligente más de la mitad de su tiempo en la actualidad, pero solo el 24% de las compañías reconoce haber realizado algún cambio para adaptarse a estas nuevas tecnologías.

La investigación percibe que hay una base sólida para impulsar la inversión en formación en Inteligencia Artificial. Un 63% de los altos ejecutivos a nivel mundial piensa que la Inteligencia Artificial le permitirá crear nuevos puestos de trabajo en los próximos tres años, una cifra que en el caso de España se eleva al 67%.

El estudio también señala que las primeras empresas que están utilizando la colaboración entre personas y máquinas no solo mejoran la eficiencia, sino que también les sirve para impulsar el desarrollo de nuevas experiencias para sus clientes. El uso de la Inteligencia Artificial por una tienda de ropa online ayuda a los estilistas a conseguir información relevante de sus clientes para poder ofrecer un servicio personalizado. Otro ejemplo es el de una marca de calzado deportivo que consiguió aunar el trabajo de diseñadores e ingenieros a través de robots inteligentes para diseñar y fabricar productos a nivel local.

Para ayudar a las compañías a transformar su organización en la era de la Inteligencia Artificial, Accenture propone:

  1. Reimaginar el trabajo. Redefinir el trabajo de abajo hacia arriba; evaluar tareas y no trabajos; asignar tareas a máquinas y personas, equilibrando la necesidad de automatizar el trabajo al tiempo que potenciar las capacidades humanas. La necesidad de afrontar este problema ya es un hecho: el 38% de los directivos españoles afirma que algunos puestos de trabajo se han quedado obsoletos.
  2. Pivotar la plantilla. Ayudar a los trabajadores y dirigirles hacia aquellas áreas que les permitan generar nuevas formas de crecer. Este proceso supone preparar a los empleados para desarrollar nuevas experiencias con los clientes. Por otro lado, es clave reinvertir los ahorros derivados de la aplicación de la IA en nuevos modelos de negocio. Por último, se debe fomentar un nuevo ADN corporativo que se centre en mantener la mentalidad, perspicacia y agilidad necesarias para aprovechar las oportunidades del largo plazo.
  3. Escalar las nuevas habilidades. Segmentar la plantilla por niveles de habilidades y disposición para aprender, ofreciendo formación personalizada para potenciar la adopción de nuevas capacidades en el uso de la Inteligencia Artificial. Accenture -por ejemplo- ha desarrollado un ‘nuevo’ marco de habilidades basados en el aumento de nivel, utilizando un conjunto de métodos innovadores a través del aprendizaje digital que maximiza la inversión en formación.

Accenture combinó técnicas de investigación cuantitativa y cualitativa con el fin de analizar la disposición de los trabajadores y los directivos respecto a la implementación de tecnologías inteligentes en sus compañías. El programa de investigación incluyó una encuesta de 14.078 trabajadores con distintas habilidades y diferentes generaciones, y una otra a 1.201 ejecutivos sénior. Las mismas se llevaron a cabo entre septiembre y noviembre de 2017 en 11 países (Australia, Brasil, China, Francia, Alemania, India, Italia, Japón, España, Reino Unido y EE. UU.) dentro en los siguientes sectores industriales: automoción, bienes de consumo y servicios; salud y ciencias biológicas; infraestructuras y transporte; energía; medios y entretenimiento; software y plataformas; banca, seguros; retailing; telecomunicaciones y servicios. La investigación además incluyó modelos económicos para determinar la correlación entre la inversión en inteligencia artificial y el rendimiento financiero, con entrevistas en profundidad a 30 ejecutivos de C-suite y entrevistas con 30 personas que han estado trabajando con Inteligencia Artificial.